Calima

Quisiera ser calima.

Multiplicarme en miles de partículas
expandirme como masa seca y caliente,
colarme en todas las gargantas
como sopa de desierto,
dar tierra por alimento.
Abrazar el Teide desde arriba,
posarme suavemente en los rincones,
resecar ojos y labios, sin distinciones.
Ser tema de conversación de las vecinas,
al descuido arañar carrocerías,
nublar las vistas de todos los paisajes
para desesperación de los turistas.

Quisiera ser calima,
puente de arena entre el desierto y las islas,
mar de sílice alongándose al océano,
respiración pesada en el recuerdo.

Quisiera ser calima
y con mi huida despejar los cielos.

Con menos tino que la paloma de Alberti

Me equivoqué rotunda,
más que mil palomas blancas
volando en desbandada.

Me equivoqué con estrépito,
me equivoqué día a día
meando fuera del tiesto,
quizás con alevosía
y puede que hasta con gusto
me equivocaba.

Yo siempre tan descreída
creí que el trigo era agua.

Tan falta de fe y sin embargo
tan crédula equivocada.

Tan errática en el vuelo,
tan blasfema en la creencia,
tan incorrecta en el verbo
y alérgica al desatino,
quise creerme acertada
pero olvidé lo importante:
me equivocaba.

Tras este fallo supino,
tras este error sin ambages,
quién fuera paloma ahora
equivocada en el rumbo
volando lejos sin tino.

Versión oficial

En mi garganta estalló un grito
que imparable
llenó todos los rincones
y en la TV se quedaron callados
– por una vez –
todos los presentadores.

Las radios de repente,
vacías de voces
cargadas de estática.

Y en las redes se dejó de compartir
ya nadie pudo a darle a me gusta
ni hubo más actualizaciones.

Y yo seguí con mi grito
atragantando la paz social
HARTA
de su versión oficial.

presentacion-intercampings-800x445

Una Mafalda más

Ya no me llega la vida
para disculpar ausencias
ni para querer de menos
ni para cuidar de más.

Ya no le llego a la vida
con instrucciones precisas
para locuras constantes:
Agítese antes de usar.

La vida ya no me llega
para ser musa cautiva
para tanta bienvenida
convertida en despedida
y hacerme de usar y tirar.

Ya yo no llego a la vida,
como una Mafalda más:
Si me parasen el mundo
me bajaba sin dudar.